Varicela y embarazo

¿Qué es la varicela?

La varicela es una enfermedad causada por un virus de la familia de los herpes. Es muy contagiosa, y la mayor parte de la gente la pasa durante la infancia. Ocurre solo en 5 de cada 10,000 embarazadas, gracias a que el 95% de los adultos ya la han pasado o han sido vacunados.

¿Es peligroso estar expuesta a la enfermedad durante el embarazo?

Depende. Si la madre está segura de haberla pasado, es inmune a ella protegiendo así al bebé durante el embarazo, y una vez nacido, durante las 3-4 primeros meses de vida. Si la madre, por el contrario, no la ha pasado, debe evitar el contacto con posibles infectados, habitualmente niños con varicela.

Hay madres que no están seguras de haberla pasado de niñas. En estos casos puede saberme por medio de una analítica de sangre, la cual nos indicará si tiene defensas o no contra el virus. En el caso de que no la haya pasado, existe una posibilidad de que contagies a tu bebé.

Si me contagiara de la varicela embarazada ¿Qué peligros tiene el bebé y cuáles pueden ser las consecuencias?

Resultado de imagen de varicela fetalHay muchas posibilidades de que no suceda nada, pero en caso de que la madre contraiga la varicela,  puede contagiar a su bebé. La probabilidad de transmitirlo al feto es mayor cuanta mayor sea la edad gestacional, pero la gravedad de la infección es mayor cuanto antes se contagie, es decir, es más raro que pase al niño en las primeras semanas de embarazo, pero en caso de hacerlo las secuelas son mayores.

 

Durante las 8 semanas primeras de gestación, como el feto está en las fases iniciales de su desarrollo, si la infección le afecta suele ser mortal, y da lugar a un aborto. Pero en el caso de que esto no sucediera, en principio, no le ha afectado al bebé.

Entre la semana 8 y la 20, el feto es capaz de sobrevivir a la infección, pero en muchos casos, con consecuencias graves. En el 2% de las infecciones antes de la semana 20 puede desarrollar una varicela congénita: esta se caracteriza por defectos de nacimiento, siendo los síntomas más comunes cicatrices en la piel, malformaciones en las extremidades, microcefalia (cabeza anormalmente pequeña), problemas neurológicos (como discapacidad intelectual) y problemas de visión. Además, un bebé que padezca síndrome de varicela congénita, puede sufrir un crecimiento lento en el útero y tener convulsiones, discapacidades de desarrollo motriz y mental. La infección también puede aumentar el riesgo de aborto o muerte fetal tardía.

Durante el tercer trimestre de embarazo, el desarrollo del feto es casi completo, y, por tanto, las lesiones que puedan desarrollarse en el bebé son cada vez más parecidas a las que tendría un niño. Lo más normal es que se produzcan lesiones en la piel sin más problemas. Pero en cuanto nace, conviene estudiarlo para ver si existen otros daños. Los más frecuentes se dan en el sistema nervioso o el respiratorio.

En caso de contagio confirmado se realizan ecografías para buscar indicios de anomalías u otros problemas en el resto del embarazo.

También existe la posibilidad de que una futura mamá contraiga la varicela cerca de la fecha del parto. En este caso es muy probable que el bebé esté bien, ya que alrededor de cinco días después de contraer la varicela, tu cuerpo desarrolla anticuerpos contra el virus transmitiéndoselos al bebé a través de la placenta, ofreciéndole así la protección de que sistema, aun inmaduro, no le puede ofrecer. El momento que presenta mayor riesgo si el contagio de la varicela es entre los cinco días anteriores al parto y los dos días posteriores a él, ya que el bebé estaría expuesto al virus pero no ha tenido tiempo de recibir los anticuerpos antes de nacer. En este caso tiene hasta un 30% de posibilidades de que padezca lo que se denomina varicela neonatal o varicela del recién nacido, siendo esta grave e incluso potencialmente mortal si no se trata. Para ello se le administraría inmunoglobulina contra la varicela zoster, que contiene anticuerpos contra la varicela. Al recién nacido se le aplicaría la inyección poco después de nacer o en cuanto se le descubra alguna erupción.

¿Cómo se manifiesta la varicela en una mujer embarazada?

Resultado de imagen de vesiculas varicelaLa manifestación es la misma para una persona embarazada que para una persona que no lo está. Los síntomas suelen notarse entre 10 y 21 días a partir de haber estado expuesta al virus. Al principio puede tener síntomas leves parecidos a los de una gripe, seguidos de una erupción cutánea en forma de máculas (área de la piel plana, visible y decolorada) y costra. La erupción se inicia como con pequeños granitos rojos que se ampollan a medida que van creciendo, secándose finalmente cubiertos por una costra. Estos “granitos” se notan  primero en la cara, pecho y abdomen, y después irán apareciendo de forma gradual en otras partes del cuerpo.

¿Cómo puedo prevenir la varicela o reducir el riesgo de contagiarme?

Lo fundamental es evitar el contacto con cualquier persona que tenga o pueda tener la varicela, incluyendo a cualquier persona que no sea inmune y que haya estado en contacto con cualquier persona infectada en las tres últimas semanas, y a aquellas que tengan síntomas similares a los de la gripe, ya que las personas con varicela son muy contagiosas antes de la aparición de la erupción.

También se debe evitar contacto con quien tenga herpes zoster, una condición que en ocasiones afecta a personas que ya hayan pasado la varicela, ya que durante el brote de herpes zoster el virus de la varicela se reactiva y puede contagiar, aunque es más raro.

Para prevenir la varicela se recomienda a las mujeres que tengan planeado quedarse embarazas y que no hayan pasado el virus, que se pongan la vacuna 3 meses antes de comenzar a intentar ser mamás.

¿Qué debería hacer si he estado expuesta al contagio o si creo que podría tener la varicela?

Lo primero que hay  que hacer es avisar al médico. Se debe hacer con antelación sin acudir a la consulta sin avisar, ya que se expondría a otras mujeres embarazas a un contagio. El especialista tomará las medidas necesarias para que se tenga que esperar en una sala de espera llena de gente.

Si no hay lesiones cutáneas y hay sospecha de contagio, se realiza un análisis de sangre. Si efectivamente se confirma que tiene el virus, se le puede administrar un tratamiento durante 5 o 10 días.

Si posteriormente desarrolla síntomas de neumonía, tales como fiebre con respiración agitada, dolor al respirar o tos…, debe ser reevaluada por su médico. Esto ocurre entre en 10 a 20% de las gestantes infectadas, con mayor probabilidad si es fumadora o si tiene más de 100 lesiones cutáneas. En contadas ocasiones los síntomas se vuelven aún más severos y precisan ingreso hospitalario para control  y tratamiento por vía intravenosa.

¿Es más grave para mi salud si la contraigo durante el embarazo?

Sí, ya que es más arriesgado pasar el virus siendo adulta que de niña. Esto se debe a que, en algunos casos, los adultos desarrollan también lo que se denomina neumonía por varicela, que puede llegar a ser grave. En las mujeres gestantes, esta complicación se relaciona con una mayor probabilidad de aborto prematuro.

¿Puedo ponerme la vacuna contra la varicela durante el embarazo?

No, incluso hay que esperar al menos un mes después de ponerse la vacuna para poder quedarse embarazada.

Sin embargo, sí es seguro ponerse la vacuna durante la lactancia, por lo que se recomienda vacunarse inmediatamente después de dar a luz. Así no tendrá que preocuparse de la varicela en el siguiente embarazo.

¿Puedo contagiarme de alguien que se acaba de poner la vacuna contra la varicela?

Resultado de imagen de vacuna varicelaPuede darse el caso, pero este tipo de transmisión es sumamente improbable. Es mucho más fácil que un miembro de la familia se contagie del virus natural, y lo transmita. Por ello se recomienda que todos los familiares que convivan con la embarazada o sean cercanos a ella, si no son inmunes al virus, se pongan la vacuna contra la varicela, reduciendo así el riesgo.

 

Un comentario en “Varicela y embarazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *